Manuel Fernando Soto Pastrana.

Este distinguido hidalguense nació en la ciudad en la ciudad de Tulancingo, Hidalgo, el 5 de Junio de 1825, siendo sus padres don José Antonio Soto y la señora Guadalupe Pastrana. La instrucción primaria la hizo al lado del pedagogo don Marciano Lezama en el colegio particular que este tenía y al terminarla paso a la ciudad de México e ingresó como interno al Seminario Conciliar, del que era el rector el Lic. Sebastián Lerdo de Tejada. Allí cursó con aprovechamiento Latinidad, Filosofía y Derecho Civil y Canónico.

Poco después se separó del seminario por que se enfermo seriamente de reumatismo y cuando se restableció ya había síntomas revolucionarios en contra del gobierno establecido por sus desacertadas disposiciones, y el señor Soto abandonó los estudios porque se propuso  tomar parte activa en la cosa pública, con objeto de desarrollar y poner en práctica sus avanzadas ideas liberales.

Por eso tiempo fueron confinados a Tulancingo, por el Dictador Santa Ana, los señores Melchor Ocampo e Isidro Olvera, donde el señor Soto contrajo amistad con ellos y privadamente trataban de las reformas que debían implantarse en el País, tales como la exclaustración de los frailes y de las monjas, la desamortización de los bienes del clero, el matrimonio civil, la libertad de cultos y otros asuntos de trascendental importancia.

Después del triunfo de la Revolución de Ayutla, se hicieron elecciones para diputados al Congreso Constituyente y teniendo en cuenta los grandes servicios que el señor Soto prestó a la causa de la libertad, la voluntad popular lo llevó a ocupar un puesto en dicho Congreso figurando al lado de los más conspicuos constituyentes.

Tomó parte activa al discutirse la constitución de 57 y obtuvo un señalado triunfo en la sesión del 11 de agosto de 1856, con el notable discurso que pronunció relativo a la libertad de Enseñanza y que al fin quedó consignado en nuestra Carta Fundamental.

También fue Diputado en el III y IV Congresos Constitucionales y siempre figuró en las filas del Partido Liberal, trabajando por la reforma, el progreso y la prosperidad de la Nación, fue igualmente Magistrado de la Suprema Corte de Justicia, permaneciendo en ese alto cuerpo hasta 1863 en que el Ejecutivo mandó disolverlo por la aproximación de los invasores a San Luis Potosí, residencia de los Poderes Nacionales.

El 21 de Enero de 1861 tomó posesión del Gobierno del Estado de México, desplegando gran actividad en el despacho de todos los asuntos pendientes. En poco tiempo despachó más de 1,700 expedientes rezagados, debido a la prisión de sus antecesor el general Felipe Berriozábal y en menos de ocho meses puso sobre las armas más de 5,300 hombres que marcharon a la campaña contra el enemigo extranjero.

El 24 de Marzo de 1861 derogó todas las leyes que concedían tratamientos especiales a los funcionarios del estado, así como que se diera el título de “Señor” al gobernador y que se había usado hasta entonces en las comunicaciones oficiales, debiendo substituirse por el de “Ciudadano”, que las comunicaciones debían redactarse en impersonal y que n o debía usarse en ellas protesta de ninguna clase. También ordenó terminantemente a las autoridades que por ningún motivo debían permitir que se les besase la mano como abusivamente se acostumbraba en algunos lugares. Todas estas disposiciones fueron ratificadas por el  Congreso del Estado de México, por los decretos de 10 de julio y de 19 de Agosto del mismo año.

En muchos hechos de armas figuró; pero solo vamos a referirnos a la heroica defensa que hizo de la plaza de Zacatlán, Pue., que lo coloca a una altura comparable sólo a la de Guzmán el bueno frente a los muros de tarifa.

Defendían dicha plaza, cuando fue batido por el sanguinario Cobos, con fuerzas muy superiores en número. En vano éste intentó apoderarse de la plaza, pues fue rechazado valientemente, y entonces para obligar al jefe de los defensores a entregar la población, mandó aprehender al padre del señor Soto, que se encontraba en la Hacienda de Napateco. Una vez lograda esto, el imperialista Cobos comunicó al heroico defensor de Zacatlán que, o entregaba la plaza o su padre sería pasado por las armas. Poseído de gran dolor y de inmensa indignación por el procedimiento que empleaba Cobos para lograr lo que en buena lid no conseguía, contesto: “Como hijo, lloraré siempre la muerte de mi padre; pero como soldado de la República, cumpliré con mi deber defendiendo hasta morir la plaza cuya defensa ha confiado  a mi honor el Supremo Gobierno de la Nación”. Cobos se vio obligado a retirarse de Zacatlán al ver la actitud resuelta de su defensor y si no llevó a acabo su amenaza, fue debido a que el señor Torres Adalid, rescató al padre del señor Soto dando por él una fuerte cantidad de dinero.

Este solo hecho basta para que el Estado de Hidalgo, con Justicia, considere al señor Manuel Fernando Soto como uno de sus mejores hijos. Era respetuoso aún para sus mismos enemigos, a quienes cuando caían en su poder entregaba a la autoridades correspondientes para ser juzgados, nunca se manchó con la sangre de los vencidos.

Fue Gobernador del Segundo Distrito Militar del Estado de México, hoy Estado de Hidalgo y entonces organizó sus rentas logrando que ascendieran mensualmente a $43,000.00 siendo así que antes llegaban sólo a $10,000.00 restableció la seguridad pública, merced a su gran energía, colocó al frente de la Administración Pública a ciudadanos honorables y patriotas.

Dio pruebas de una gran honradez y para el caso citaremos el siguiente: En Pachuca, llevó acabo algunos contratos para le exportación de metales que produjeron un millón veintidós mil pesos, afines del año de 1860 y entonces no quiso pagarse ni siquiera seis mil pesos que por sueldo se le debían.

Durante su permanencia en el gobierno del Estado de México se expidió la Ley de Desamortización y varias personas ocurrieron a él proponiéndole brillantes negocios, entonces contestó, “Tales proposiciones no se hacen a un hombre honrado. No quiero que se juzgue que he defendido la Reforma por interés personal y que pretendo que se me pague los servicios que esta obligado a prestar como todo mexicano.

En el trabajo era incansable y siempre constante en sus propósitos. Así lo vemos trabajar por mas de doce años en la división del Estado de México para formar los actuales de Hidalgo y Morelos y en la apertura de los caminos de Tampico y Tuxpan.

Fue diputado constituyente del Estado de Hidalgo. Público varios opúsculos y diversos discursos parlamentarios. Los más conocidos son: la Libertad de Enseñanza, la Transacción y el Porvenir etc. El discurso “División del Estado de México”, pronunciando en el Congreso de Unión en la sesión del 1º. De Diciembre de 1868, no sólo es un discurso político, sino científico, pues la división propuesta obedece a un plan esencialmente oro hidrográfico. En su discurso “Sociedades Agrícolas”, leído en la sesión del 29 de Mayo de 1877, pidió que se consigne en el Presupuesto una cantidad destinada a establecer Sociedades Agrícolas en toda la República.

En su “Proyecto de Comunicaciones Interoceánica por el Centro de la República” proponía que se debía utilizar parte de los ríos Tecolutla, sobre el golfo y el Balsas en el Pacífico y desde el Espinal en el primero hasta Coyuca en el segundo, se construirá un ferrocarril que atravesaría las regiones mas ricas de estas entidades: Veracruz, Puebla; Hidalgo, Distrito Federal, México y Michoacán. Público “Noticias Estadísticas de la Huasteca y de la Sierra” en el año de 1853. El 25 de Noviembre de 1884, público con el seudónimo de un Quidam Liberal, una composición poética con el nombre de “Acusación y Defensa del General Díaz”, entre un porfirista renegado y un porfirista liberal.

Intencionalmente hemos dejado para el último, hablar de su trabajo intitulado “Responsabilidad de los Diputados ante la Opinión Pública”. En dicho trabajo se lee: “El pueblo espera impacientemente de sus representantes que se acorde una vez para siempre ese trafico escandaloso de sus intereses sacrificados a las ambiciones personales, en nombre del bien público, que ha minado por sus bases nuestras instituciones que ha sido una de las causas de la guerra civil y que acabará por destruir la nacionalidad si no procuramos extirparlo”. “El remedio está en identificar los poderes públicos con la opinión pública y hacer que se identifiquen de tal modo, que aquellos no pueden subsistir sin el apoyo de ésta; mas para ello es necesario que los hombres públicos respondan personalmente de sus actos y den razón a sus comitentes de su conducta”.

He transcrito los anteriores conceptos porque éstos son aplicables en cualquier época y especialmente en la actual en que tanto alarde se hace del sacrificio personal por el bienestar del pueblo.

Este estudio fue presentado en la sesión del 23 de Mayo de 1878 y termina con la iniciativa siguiente: “Art. 3º. Darán cuenta de su .conducta a los electores de su respectivo distrito, por medio de un manifiesto en el que expresaran: 1º. Cuales son las cuestiones graves que se han tratado en la  Cámara en aquel período. 2º. Como han votado; y 3º. Razón de su voto”. En los artículos siguientes agregaba que esos manifiestos debían circular profusamente en el respectivo distrito, a costa del diputado y además debían conservarse en el archivo de la Cámara para constancia de su actitud.

Además de los puestos públicos que  hemos mencionado que desempeño, fue Consejero del Gobierno del Estado de México, Oficial Mayor del Ministerio de Hacienda, Presidente de la Junta de Créditos contra el Supremo Gobierno, Inspector Federal del ferrocarril de Hidalgo, Socio Honorario del Grupo Reformista y Constitucional de Tulancingo y miembro activo de varias sociedades agrícolas científicas y literarias.

El C. Manuel Fernando Soto fue honrado, instruido y laborioso, buen amigo, Gobernante íntegro, liberal y desinteresado, que trabajó por la ilustración y por la libertad del pueblo y por el engrandecimiento de su Patria.

Falleció en la ciudad de México el 17 de Agosto de 1896 siendo pobre, habiendo tenido necesidad de hipotecarse los pocos intereses que heredó de sus padres, pues como no estuvo de acuerdo con la política del Gobierno del General Díaz, se le consideró como enemigo, porque en nuestro país, desgraciadamente así se considera a todo aquel que señala con entereza la inconveniencia de algunas disposiciones.

La Legislatura del Estado de Hidalgo ha dispuesto que para honrar la memoria del C. Manuel Fernando Soto, la capital del Estado se llame Pachuca de Soto.

La Patria, o al menos el Estado de Hidalgo, tiene contraída una inmensa deuda gratitud para este honrado e integro Ciudadano y debe perpetuar su memoria como premio a sus virtudes y para ejemplo de la presente y de las venideras generaciones.

México, D. F. 12 de Marzo de 1918.  

                  TEODOMIRO MANZANO  

                                                                       

       Rúbrica.

*El dogmatismo petrifica  y paraliza, y es una de las formas de la irracionalidad en la conducta social.

*La iglesia ha contribuido a infundir en la mentalidad general, la idea de que el valor del hombre está en relación a su capital.

*Quien piensa con lucidez, escribe claramente; quien discurre con elegancia, habla con donaire.

BIOGRAFÍAS DE HIDALGUENSES

Crees tener datos para corregir o aumentar esta biografía, comunícate con nosotros en hidalguia@hotmail.com

www.tulancingo.com.mx

www.hidalguia.com.mx